93 870 91 63 info@ergoadvocats.com

Cada vez es más habitual que cuando una o varias personas pretenden desarrollar una actividad empresarial lo hagan a través de una sociedad mercantily mayoritariamente adoptando la forma de sociedad de responsabilidad limitada, conocida por las siglas S.L.

Si bien esta forma de desarrollar la actividad empresarial a través de una sociedad limitada es ventajosa en muchos aspectos como puede ser la responsabilidad o la fiscalidad, tenemos que tener en cuenta que tienen una regulación muy específica y que requieren una administración y planificación esmerada.

Otro de los elementos significativos de las sociedades mercantiles es la figura del administrador. Sobre este cargo recae la administración del día a día y se tiene que llevar a cabo de la manera prevista en la legislación societaria cumpliendo una serie de obligaciones, por contra, si este cargo se desarrolla con falta de diligencia y sin tener en cuenta las obligaciones marcadas por la ley, puede tener consecuencias muy graves para el adminsitrador como puede ser la derivación a quien ostenta el cargo de las deudas que haya asumido la sociedad, incluso, deudas de la seguridad social y deudas con la administración tributaria.

Entonces, a la hora de desarrollar una actividad económica es necesario ver cual es la forma societaria que más se adecúa a la actividad, asi como estudiar el grado de participación de cada socio, y nombrar al administrador teniendo en cuenta la importancia del cargo.