93 870 91 63 info@ergoadvocats.com

Cuando nos encontramos ante un caso de violencia doméstica, las víctimas, en el momento de interponer la denuncia ante los cuerpos de seguridad o el Juez, el Ministerio Fiscal o el propio Juez de oficio, pueden solicitar una medida de protección.

La medida de protección la dicta el juez de guardia, en un plazo máximo de 72 horas, después de escuchar a la victima y al denunciado por separado, cuando existan indicios fundados de un delito de maltratos en el ámbito familiar. Se entiende que son víctimas de este tipo de delito las personas que hayan sufrido violencia física o psíquica por parte de su cónjuge, excónjuge, o persona con análoga relación de afectividad.

Los diferentes tipos de medidas de protección, que el Juez puede acordar de forma acumulada o separadamente, son:

a) Medidas de tipo penal: Se puede ordenar la salida obligatoria del inculpado del domicilio en el que ha estado conviviendo, y la prohibición de volver al mismo. Asimismo, el Juez puede prohibir al inculpado que se aporxime a la persona protegida, hecho que implica la prohibición de acercarse a la misma en cualquier lugar donde se encuentre, asi como acercarse a su domicilio o lugar de trabajo. El Juez fijará una distancia mínima entre el inculpado y la víctima que no se podrá rebasar estableciendo también la prohibición que el denunciado se comunique con la víctima o persoans que se indiquen.

b) Medidas civiles cautelares, como la atribución del uso del domicilio familiar y la custodia de los hijos de la víctima y el establecimiento de una pensión alimenticia a su favor. Estas mesuras estaran vigentes durante 30 días, tiempo que tiene la víctima para presentar la demanda de separación o divorcio, donde el Juez decidirá si mantiene o no estas medidas. En algunos casos se puede llegar a ordenar la suspensión del régimen de visitas, del inculpado por violencia de género, a sus hijos.