Las Costas Judiciales

Las costas judiciales, son ciertos gastos que se pueden generar por la tramitación de un procedimiento judicial, y que son por los siguientes conceptos:

- Los honorarios de Abogado y Procurador, cuando sea obligatoria su intervención en el procedimiento.

- La publicación de anuncios o edictos, cuando sea obligatoria su inserción durante el procedimiento judicial.

- Los honorarios de los peritos que puedan intervenir.

- Las certificaciones, notas, y documentos que se soliciten a los Registros Públicos.

- Los aranceles de notaría.

Ante la posibilidad de iniciar un procedimiento judicial debemos tener en cuenta la posibilidad que el Juez pueda condenar al pago de las costas judiciales en el supuesto que se pierda el juicio, es decir, a abonar el importe de los gastos que haya generado aquel proceso a la parte contraría.

No obstante, se debe tener en cuenta que si el condenado a pagar las costas es beneficiario del derecho a la asistencia jurídica gratuita, es decir, que tiene abogado de oficio, únicamente estará obligado a pagarlas si mejora su situación económica dentro del plazo de tres años contados a partir de la finalización del procedimiento.

Cada parte tiene que abonar los gastos que vaya generando su defensa en el procedimiento, y la sentencia que se dicte será la que imponga las costas a la parte que haya perdido. No es habitual que los juzgados condenen en costas en los procedimientos de familia, como por ejemplo el divorcio ni en los procedimientos laborales.