El Impago del Salario

Todo trabajador tiene derecho a la percepción puntual de la remuneración pactada o legalmente establecida, conocida como salario. En caso de no percibirlo, puede reclamarlo y solicitar la extinción del contrato.

Si la empresa deja de pagar al trabajador puede interponer dos acciones, en primer lugar tiene que reclamar los salarios que debe la empresa, teniendo, en este caso, el plazo de un año para interponer la demanda. Asimismo, también puede solicitar el extinción de su contrato de trabajo. De esta manera el trabajador podrá obtener una indemnización por la extinción del contrato; tendrá derecho a percibir 45 días de salario por anualidad de servicio y el Juez declarará extinguida la relación laboral por falta de pago del salario. Con la sentencia, el trabajador podrá acceder, además a la protección por desempleo contributiva, siempre que reúna los periodos de cotización exigidos.

En relación al procedimiento de reclamación a seguir, se inicia mediante una papeleta de conciliación administrativa (CEMAC) y, posteriormente en su caso, una demanda de extinción delante del Juzgado de lo Social. El trabajador tiene que estar en activo para ejercitar la acción, y que continuar prestando servicio hasta que sea el Juez quien dicte la resolución a tal efecto, para que no se le pueda atribuir una baja voluntaria.